head
TV-EN-VIVO
     Facebook

     Twitter
reflexiones

Tantas veces leemos el mismo versículo una y otra vez, y nada sucede, hasta que un día el mismo versículo leído una y otra vez pareciera que salta de de escritura para hablarnos algo que tenía enterrado y que no vimos… ¿Han vivido esto alguna vez? Pues yo, muchas veces.

No sé cuantas veces leí Gálatas 3:5 y oí este versículo... Nunca reparé que termina diciendo: "o por el oír con fe", haciendo referencia a que las maravillas y los milagros que recibieron y vivieron fueron por OÍR y luego agrega: "con fe". Recordé automáticamente lo que Romanos enseña sobre la fe, que la fe ES por el OÍR,  y el OÍR, por la palabra de Dios. 

¡Oh! ¡Qué tremendo lo que se desató delante de mis ojos! Todo tiene un único epicentro, y este es el OÍR,  e inmediatamente me pregunté ¿Qué estoy oyendo? Porque lo que esté oyendo es muy importante para mí. Pude darme cuenta que hay dos clases de oídos o maneras de oír: una es la de las palabras que provienen del exterior y otra es la capacidad de oír en nuestro interior, y tan importante es que podemos encontrar en la tentación del monte, que en dos oportunidades el Señor responde: "Escrito está", pero al final dice: "DICHO ESTÁ".

¡Ooooohhh! El fin es la capacidad de oír lo que está dicho, pues allí está la respuesta, pero si no la oyes permanecerá allí sin que puedas obtenerla. Tanto así que Pablo le dice a los Gálatas, si lo que recibieron fue por las obras o por respetar la religión (parafraseado mío) o por OÍR... 

¡Oh, mi amigo! No sé si te das cuenta pero los milagros primero los oyeron, las maravillas primero las oyeron ¿Dónde? En el mismo lugar donde Elías oyó la lluvia. ¿Alguna vez te lo preguntaste? Un cielo azul de tres años y medio sin vestigio de nubes. Elías le dice a Acab: "sube, come y bebe, porque una gran lluvia se oye! ¿Dónde oyó Elías la lluvia? En los labios de Dios, en su orden de ir a decirle a Acab que llovería. 

Nuestro interior es la caja de resonancia de la voz del Espíritu Santo. El eterno creador habita en él, comienza tomar tiempo para oír y los susurros de los milagros llegarán y los prodigios gritarán dentro de ti y ocurrirán a tu alrededor… bueno dejémoslo así,…

Sólo otro pensamiento...