head
TV-EN-VIVO
     Facebook

     Twitter
reflexiones

No puedo dejar de pensar en esos lápices que muchos años atrás mi madre me compraba para la escuela. Recuerdo que en un extremo tenía la punta que se podía mejorar con un instrumento que llamábamos 'saca punta', y en el otro tenía una goma a modo de sombrero que servía para borrar cuando nos equivocábamos en la escritura.

Imagino la vida del hombre del mismo modo sólo que, no sé cuando ocurrió, pero al parecer en algún lugar de la historia pareciera haber perdido la goma para borrar sus errores. Los años fueron pasando y con ellos, al parecer, también la capacidad de reconocer nuestras equivocaciones y por esto la posibilidad de BORRARLAS.

Sí. Porque verdaderamente venimos equipados para borrar nuestros fallos. Recuerdo un buen amigo decirme una vez: "el agradecimiento estrecha las relaciones". Y es verdad, cuando encuentras alguien agradecido te da gusto tratar con él. Del mismo modo pienso que el reconocimiento de nuestros errores restaura los puentes que se rompieron con nuestras malas actitudes.

Por mucho tiempo creí que reconocer mis yerros era un signo de debilidad, pero... ¿Sabes? Estaba equivocado. Eso es lo que me enseñaron, pero a los que me lo enseñaron nunca les sirvió para restaurar relaciones ni para reparar las paredes rotas. Sí, porque los muros de contención son nuestras relaciones, en ellas encontramos no solo comunión, sino también ayuda, oración, amistad y se entrelazan los cordeles. Tal vez por eso la escritura nos dice: "cordel de tres dobleces no se rompe".

Al pasar los años y darme cuenta de esto comencé a desempolvar mi goma y me di cuenta que todavía estaba allí, sólo que al pasar tanto tiempo sin usarla se había endurecido, de tal manera que parecía parte de la madera del lápiz; pero fue suficiente comenzar a practicar, reconociendo mis errores y al usarla la primera vez pidiendo perdón y reconociendo mi culpa, me di cuenta que estaba allí lista para reparar y restaurar misyerros, escribiendo de nuevo…

¿No quieres probar tu también? Tal vez te des cuenta que todavía la tienes…

...Sólo un pensamiento