head
TV-EN-VIVO
     Facebook

     Twitter
reflexiones

Mis amigos... tanto tiempo sin encontrarnos en las líneas de este rincón de reflexión...

Estaba sentado pensando cuánto me gusta escribir y mirarme en el reflejo de las palabras para a veces no ver lo que quisiera, pero… que me sana, porque después de 28 años puedo decir que siempre en las sombras hay luz. Hay tiempos en que parece que todo está entre borrascas, que no hay salida y que a nuestro alrededor sólo se levantan muros, altos muros de distintos nombres, enfermedad, temor, inmadurez, escasez, discordia, angustia, dolor, llanto y tantos otros... 

Siempre en esos momentos me viene una frase a la mente que anida en mi corazón con fuerza,... y de todas ellas me librará el Señor, porque cada momento de obscuridad en nuestra vida es un anuncio de que algo grande viene, y siempre comienza con un pequeño destello de luz que comienza a dejar ver el camino como entre sombras. ¿Saben? Recuerdo aquel ciego que en el primer intento veía a los hombres como árboles que caminaban. Imagino que tal vez para los que lo escucharon eran palabras absurdas e incoherentes, pero para él debe haber sido lo más excitante de su vida. Nunca había visto.

Sus ojos eran dos sepulcros cubiertos de la más negra obscuridad y de pronto en lo insípido de su conocimiento sus ojos se abren, para después de toda una vida (que para él fue una eternidad) comiencen a VER. Al fin estaba viendo y al percibir el movimiento supo que eran hombres aunque parecían arboles. El crecimiento de su fe generó el primer milagro y la certeza de lo que venía provocó la segunda oración del Señor y desencadenó el milagro. En medio de la obscuridad había una luz y él supo encontrarla...

En medio de tu obscuridad hay una luz que espera ser descubierta; un pequeño destello que alumbra la senda de salida de todos los muros que te rodean y no quieren dejarte ver que no sólo hay pruebas sino también salidas; no sólo quebrantos sino también consuelo, y no únicamente correcciones sino también caricias…

Si te detienes un instante veras que hay una luz, en tu obscuridad…

Sólo otro pensamiento...