head
TV-EN-VIVO
     Facebook

     Twitter

esto creemos

En la inspiración divina e inerrancia de la Biblia, nuestra regla infalible de fe y conducta, superior a la razón y a la conciencia.

En un sólo Dios eterno que consiste en tres manifestaciones personales llamadas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Que Jesucristo es el Hijo Unigénito de Dios Padre concebido por el Espíritu Santo y nacido de la virgen María, quien murió crucificado, fue sepultado y resucitó de la muerte; ascendió y está sentado a la diestra del Padre como nuestro intercesor.

Que todos somos pecadores y estamos destituidos de la gloria de Dios y que el arrepentimiento es el medio necesario para alcanzar el perdón de nuestros pecados a través de Jesucristo.

Que la justificación, regeneración y el nuevo nacimiento son obrados por la fe y la sangre de Jesucristo.

En la santificación subsecuente al nuevo nacimiento por la palabra de Dios y por el Espíritu Santo. Su recepción es inmediata y su desarrollo progresivo.

En el bautismo en y con el Espíritu Santo, subsecuente a la limpieza del corazón.

En la diversidad de dones otorgados por el Espíritu Santo, entre otros: palabra de sabiduría, palabra de ciencia, palabra de fe, sanidad, milagros, profecía, discernimiento de espíritus, lenguas, interpretación de lenguas.

En la constitución de oficios ministeriales en la iglesia: Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores y Maestros.

En el bautismo en agua por inmersión y en que todos los que se arrepintieron deben de ser bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, conforme a la revelación de Dios del nombre de Jesucristo.

En la Cena del Señor.

En la sanidad Divina, provista para todos por la muerte expiatoria de Cristo, sin oponernos a la intervención de la ciencia médica a favor del convaleciente.

En la segunda venida de Cristo sin fijar fechas para la Venida del Señor, ya sea que provengan de visiones, profecías o análisis personales.

En que habrá un juicio final en el cual los impíos muertos serán resucitados y juzgados según sus obras, el diablo y sus ángeles, la bestia, el falso profeta y todo aquel que no sea hallado en libro de la vida, serán consignados a la perdición eterna en el lago que arde con fuego y azufre.

En que según su promesa, habrá cielos nuevos y tierra nueva en los cuales more la justicia.

En la restauración de todas las cosas, que Dios habló por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempos antiguos.

En las diferentes formas de dirigirse, adorar y alabar a Dios Trino Todopoderoso (danza, levantar las manos, llanto, gozo, clamor, gritos de júbilo, postrados, etc.).

En el llamamiento por Dios al ministerio en sus diferentes formas, incluyendo a la mujer.

En el respeto y honra a la Patria, sus gobernantes, símbolos y Carta Magna.

En las Sagradas Escrituras (Biblia), fundamento completo, base única de nuestras creencias, dividida en dos partes que son el Antiguo y Nuevo Testamentos.